existencia


Náusea


Ventana camino, vena inefable, en la vidriosa vitrolesca mirada, cristal, mapa espacial, caída desértica, frondosa elevación…
Viaje, vagabundeo, transponer eterno por luces abundantes, pálidos murales, transparentes telones, intensos en la izquierda, siniestra esquina, rincón ajeno, reojo, salida humana, entrada soñada, marina ventana, profunda abismal, quebrada por un recóndito filo abierto.



Liquido

Esquina cortina, celeste azul turquesa,
Oleaje de tela recóndita, húmeda devastadora. Gris envolvente, laberíntico ropaje, cárcel seca, efervescente espuma de terciopelo negro marino, salado cegador, nutriente con una fauna carnívora, abismal noble instinto, salvaje papá y mamá, voladores fluorescentes, purpúreos botones de tu vestido desnudo, de tu cuerpo expansivo, libre, fluido y tormentoso clítoris oceánico.


La necesidad de ser

tu sexualidad, ondea en tus párpados,
Agita y rompe,
cada ventana con que ha tapiado mis ojos,
ahora son tuyos por desconfianza al más acá
y no hago más que creer en el más allá.
Esa razón eleva seres
y absurdos como la muerte; tu muerte, la mía; cualquier muerte
Sólo mato nadas, que es todo incluyendo nosotros
y esos párpados sexuales y ventosos;
agitan rompiendo cada una de las conceptuales ventanas;
que yo; como razón humana,
he levantado en mi fantasmal ser y tu ideal no estar,
Protegen mi miedo; substancia que no desea ver;
He creado por eso todo,
Incluyendo a ti,
desafiando al gran Dios
como pequeño poeta
Tú y el universo de silencio.

autor: Daniel Rojas.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado.