Domingo, 9 Septiembre 2007

El sofá de terciopelo.


No me brinda seguridad alguna el estar recostada aquí. Frágil, sutilmente ansiosa y mirando al techo. Las grietas, minúsculas pero evidentes, su desnivel deforme, oculto. Todo apacible e intencionalmente ideado con rústicas tonalidades café, como si ello brindara el telón propicio, al monótono ritual del psicoanálisis.

Disección de patologías y traumas acompañado por la anestésica voz de un altivo y pomposo cirujano mental: Doc que asiente y dice -Uhm, interesante!!!- Frente a cada palabra que mi boca deja escapar. ¡No querida; la seguridad es un mecanismo obsoleto, obsoleto!!!. Detesto el lugar, me da escalofríos, pese a ser una oficina, despacho, consultorio o como se le quiera llamar. Luce igual a la cabaña en que solía pasar los veranos junto a mi familia. ¡Siempre odie esas vacaciones!!!. Aun las odio, pero no tanto como los días de clase. Y que se supone que debo pensar de esa repisa llena de libros… sorprenderme extasiada con los títulos impronunciables en Alemán. Apenas si se sostienen.

Juraría que las enciclopedias solo han sido visitadas por las polillas y esos galardones, es más que seguro que este idiota los compro en un remate de saldos; y para que hablar del olor a lavanda y aerosol de limón… si se trata de una regresión, lo único que ha conseguido colocar en mi cerebro, son miles de imágenes de incómodos momentos de la adolescencia: La biblioteca del colegio, la oficina del director, las visitas a la orientadora y tantos días que pase ahí, castigada por llegar tarde o simplemente fugarme. Las escapadas al baño para hacer humo lo que tuviésemos a mano y nuestras carcajadas... ...los insultos y maldiciones al par de imbéciles, Lagos y Carrasco… Solo dije lo que sentí cierto!!!. Mierda, que hago aquí entonces!!! Estoy la mar de bien, claro, si exceptuamos este sofá y el hecho de que este obligada a asistir a terapia.

Es una real estupidez!!! Es cuestión de mirarnos. Ambos confiados y serenos; tu más que yo. Aburridos pero sin decírnoslo a la cara para no ofendernos; yo mas que tú. Miento; tú lo disfrutas y yo; yo me quiero largar. No por que te deteste, poco me importas en realidad. Lo que no soporto es esta burda interacción en este. .. consultorio.

Tests que parecen juegos para niños retrasados: Hacer unos dibujos ridículos, memorizar tarjetas de colores y decir lo primero que se me viene a la mente mientras lleno formularios igual a los de la p.a. Todo para alargar la sesión y así puedas cobrar más!!! Meterte al bolsillo un jugoso cheque que costee tus inmundas y secretas necesidades de hombre ejemplar!!! Mamá paga; así que, de igual. Si de mí depende; estaremos aquí todo el día y así podrás completar tu colección de videos "Chicas con pene". Felicidades por ti cabrón. La muy perra se lo merece en todo caso.

¡Cinthya es quien quiere seguridad!. ¡Cinthya es quien quiere una hija que pueda presentar a sus amigas sin avergonzarse! Entonces que pague por ello como lo hizo con sus nuevas tetas.

-Marylin, no has dicho nada en los últimos diez minutos. ¿Qué ocurre, estas incomoda?.

-No para nada!!!

-Vamos. No debes encerrarte, sabes cuales son las reglas. Yo se que algo pasa por tu cabeza.

-Lo sabes realmente, como es posible, ni yo misma puedo descifrarlo. -Pienso al mirar de reojo y darme cuenta que tienes una gran capacidad para entender lo obvio y aun axial, no un simple sarcasmo Pobre imbecil!!!

Estas petrificado en medio de un callejón sin salida, inmóvil como un ciervo a punto de ser despedazado, la luz esta directo en tu cara hijo… puedo oler tu nerviosismo, te sobas los dedos, ese tick estupido en tu labio y luego de un rato, casi como cronometrado, cambias de posición cruzando la pierna que estaba debajo de la otra. Es automático e involuntario, me encanta llevarte ahí, desorientar tu mirada y reír entre dientes por ese prefabricado look de Sigmund Freíd. Que ridículo y se supone que yo soy la que tiene problemas de autoestima. -Nuevamente estas bloqueando la comunicación Marylin. Esa no es la idea tras estas sesiones. Debemos interactuar y así poder afrontar tu disfuncionalidad. La confianza es básica, dime sin vacilar lo que estas pensando. -¿Creí que lo sabias?. -Ríes con una mueca tonta y buscas excusarte. -Tengo ya esbozos del conflicto a erradicar; pero necesito confirmar mi análisis. Así que por favor... -¿Que quieres que te diga?. -tu inquisitoria insistencia comienza a elevar mi tono, me muevo desde la completa y hermética mudez hasta el chillido desgarrador. De pronto me hallo entre la ironía y el desgano. Sin embargo como buen profesional, no te rindes, opones fundamentos y revoloteando en alto tu estúpida tablilla y papeles, balbuceas razones inconexas, lecciones de una moral y protocolo que no caben en mi cabeza y al final, me veo obligada a responder. De lo contrario intentaras sacarme con ganzúa ese atochamiento de frases que preferiría tragar por que no tienen mayor importancia. -Marylin por ultima vez; dime que has estado pensando durante estos últimos minutos. Así no podemos avanzar. Se que algo te inquieta, se que quieres compartirlo, por mucho que te muestres esquiva mirando el techo o por la ventana hacia el edificio del frente. ¡No te cierres querida!.

-Querida, que diablos significa eso!!!- Es lo único que puedo pensar, claro, eso y otras miles de incomodas ideas que nacen desde tu diminuto cerebro para circular hacia tu no menos diminuto miembro. Tu forma de observar incomodaría a cualquiera Doc, pero a mi no, no tengo pudor al respecto -¡De acuerdo Doc!. -Perfecto, puedes empezar cuando gustes. -El goce que te produce es una invitación y el que ingenuo te adelantes abandonando la comodidad del acolchonado respaldar de tu silla, a fin de hacer mas intima la confesión, me fuerza con ferocidad, directo al charco de mierda al que quiero lanzar a todos y a ti en especial. -¡Me reía de tu estúpida apariencia!. -¿Perdón?. -Me reía de tu falsa chaqueta importada, lo vulgar que es, al igual que ese pantalón mal zurcido y que apenas cubre esas piernas peludas y asquerosamente bronceadas que tienes. Tus afeminados zapatos italianos son horribles y esa barba retorcida y neuróticamente emparejada, vaya, pero no olvidemos tus lentes. Dios santo, hacen de tus ojos dos puntos negros sin sentido y esas patillas, que nadie te ha dicho que el rey murió hace cincuenta años. Eres patético!!!, pareces un retentivo anal del siglo dieciocho. Te preocupas mucho de como lucir y buscas así... -¡Basta! Ya entendí. -Más que el grito ahogado e impotente al que estoy acostumbrada, me sorprende la forma en que tu moderado y snob animo se derrumba, te revela como el tipejo que en verdad eres. Joder, pensaba que todos los estirados de tu oficio, debían tener más correa! Si tuve algún gramo de respeto hacia tu personita, se acaba de desvanecer amigo. -Disculpe no quise incomodarle era solo una broma Doc. Claro, con serios matices de realidad desde luego.

-¡Marylin, Marylin, Marylin!.

-Que ocurre, ya le dije que no fue con el afán de herir sus sentimientos.

-Lo que ocurre querida... ummmm, no mejor prosigue, yo entiendo... -Odio tus anotaciones, el como mueves la cabeza a la par que el lápiz avanza probablemente sin nada coherente que redactar, tu pantomima me inquieta y la curiosidad fluye... -Continuare evaluándote si no te importa, ah y por cierto no te tomes la molestia de tratarme de ud Marylin...

-Y tu no pongas esa cara de pelotudo y muevas la cabeza como si te hubiese decepcionado.

-¿Perdón?.

-Perdón!!!, Perdón!!! Acabas de decirme que puedo tutearte y que la confianza es primordial...

-Ah ya veo donde nace tu forma de reaccionar. Te incomoda la superioridad ¿No es cierto?

-No; pero a ti si y de hecho no te sienta en lo absoluto. ¡Sin ofender!!!.

-No lo has hecho linda… tu actitud es sumamente interesante y reveladora, ya comienzo a tener una idea de que clase de chica eres.

-En serio, podrías decírmelo. ¡Por favor me encantaría saberlo!!!. Tengo años tratando de encontrarme Doc. Ilumíname!!!

-La ironía es un buen escudo. Destruir algo que ni siquiera te pretende atacar, pero sientes amenazador. Oh si, ese un medio defensivo idóneo y bastante cómodo.

-Me has leído al revés y al derecho Doc!!!.
-Ahí lo tienes, no puedes evitarlo. Temes la confrontación.

-Claro que no, solo me estoy divirtiendo un poco. ¿Que hay de malo en ello?. Nunca trato así a quien no se lo merezca, por entrometido o palurdo que pueda ser.

-Y yo soy todo eso y me lo merezco ¿verdad?. -Al fin descubrió algo Doc, ya ve, no fueron quince años en la universidad por nada. Puede sentirse realizado. Repetir todos los cursos tres veces, al fin esta dando frutos.

-Ummm, interesante estrategia la tuya, pero siento decepcionarte, como medico, tengo el entrenamiento para soportar tu forma de ver las cosas.

-Realmente puedes Doc...

-Ya te dije Marylin que si, sin embargo ummmm, eso no implica que tu comportamiento y actitud lastima a los demás.

-Cual actitud no seas tarado!!!
-Esa actitud de mierda que tienes niña!!!.
-¿Mierda?. Vaya Doc, dejamos los formalismos a un lado tan pronto.

-Perdón no debí exaltarme. Lo lamento y bueno... ummmm, el hecho es que tu sabes a lo que me refiero. Con esa acidez y esas constantes criticas a todo lo que esta en tu entorno, no solo te dañas aislándote sino que perjudicas a tus seres queridos.

-¿Seres queridos? Por favor, ellos están acostumbrados y el que no me quiera escuchar, se puede ir al infierno a tomar Coca cola. ¡Nunca les he puesto una pistola en la cabeza, para que estén conmigo!. Es más, me harían un gran favor al largarse.

-¡Que terrible forma de enfrentar la vida!.

-uy ya saco conclusiones, Veo que le molesto el que atacara su guardarropa.

-de que hablas
-de quien te viste Edipo. Tu madre
-¡niña cielos!. No ves que estoy tratando de ayudar.

-Bueno para eso te pagan ¿o no? pequeño albert. Hay que descifrar quien soy y seré...

-Eres inteligente Marylin, no tienes que usar una mascara, he visto tus notas y analizado tu desempeño académico. El que por cierto; seria impecable de no tener una conducta tan agreste y autodestructiva.

-Si es cierto, soy un caso perdido.
-Debemos trabajar con premura. Tienes demasiada ira acumulada.
-Doc, deja de hablar como si tuvieses atravesado un ají en el culo...
-Santo cielo muchacha contrólate...

-Mira por que no te sueltas un poco y te relajas como cuando dijiste que mi actitud era una "mierda", me sorprendiste en ese instante. Todo se puso entretenido… pensé que ibas a seguir en esa tónica, la que por cierto haría de esto algo menos

-Ummmmm

-no ponga esa cara Doc; ya ve que siempre digo de una u otra forma lo que me molesta. No me reprimo, esa es la razón principal para que estar aquí; en este, digamos "centro medico". Si no me cree, pregúntele a mamá, ella es quien quiere callar mi boca floja.

-¡Lo dudo Marylin!.

-No la conoces Doc. Cynthia es capaz de freírme como a Nicholson en Cooko`s nest, si eso mejora mi bocazas.

-Cynthia es una gran amiga mía. Creo conocerla y se cuanto te equivocas.

-Doc, el que día por medio la lleves a un mugroso motel y le apliques tus limitados movimientos en cada uno de sus orificios. No quiere decir que sepas quien es. O acaso esa es tu técnica medica. Dudo que así sea. De lo contrario conocerías a la perfección los dilemas de todas las putas que pululan por las calles. Incluyendo tu mujer y secretaria.

-Eres una... -Una perra, claro soy hija de mi madre, algo tenia que heredar de ella. Pero descuida, el buen gusto; gracias al Olimpo, lo obtuve de papá. Nunca me fijaría en una bazofia como tú.

-Yo estoy divorciado Marylin. Tu madre y yo... -Deja las confesiones para tu propio loquero woody allen, se lo que se traen entre manos y descuida, a mi viejo hace tiempo ya que se lo comieron los gusanos, no es como que a estas alturas voy a empezar a jugar el rol de Hamlet.

-¡Entonces no te importa!. -Si estas en eso de la necrofilia y te acomoda follarte a una vieja hipócrita, quien soy yo para juzgar. Imagino si que nos harás un descuento, cuando pases a ser mi nuevo papí.

-Probablemente será mejor que traspase tu caso a algún colega.

-¿Que pasa; tan rápido te rindes? -¡No, pero empiezo a ver que carezco de objetividad!.

-¡Entonces hemos estado perdiendo el tiempo aquí!!!. -¡Estoy haciendo un favor a tu madre Mary!. Personalmente No se que la hizo decidirse a traerte, pero estaba preocupadísima por tu salud. Muy por el contrario de lo que a ti te pueda parecer.

-¡Ya ves que no la conoces!. Ni siquiera te dijo la razón para contratar tus servicios. Así empieza. Luego te ocultara todo y de pronto, ¡caput no sabrás quien carajo esta a tu lado!. Vive mutando tanto su rostro de acuerdo a la moda y amistades. Que dudo sepa ya quien es. ¡Pero da lo mismo!. Yo soy quien tiene el cerebro cagado.

-Ummm, definitivamente tenemos que subsanar esa relación que tienen. -Yo la acepto como es Doc. Ella es la que no me tolera. Debería venir a estas estúpidas sesiones en mi lugar. Pero claro, no lo hará, pues cree que la terapia es para dementes y es mejor culparme a mí, que tengo las horas y disposición de perderlas poniéndome bajo el reflector y escrutinio de un charlatán. -¡Eres dura Marylin!.

-Quizá, pero eso no significa que no diga la verdad.

-La única verdad, es el conflicto que tienes con tu madre. El resto y esa condición... -¿Cual condición? Tu condición de fantoche comemierda. -¡Tu rabia reprimida!. Si sigues, pronto te sobrepasara y no sabrás como comunicarte con otros.

-Sabe Doc, sobre eso, me gustaría añadir algo. Si me lo permite claro.

-¡Adelante!. -Debo darle crédito, al menos tiene paciencia, otro ya se hubiera marchado o me hubiese dado un golpe en el rostro. Bueno, que no lo haga le da algunos puntos a su favor, aunque no disminuye mi apatía claro, ya que sigue siendo un cerdo y cretino. –justo lo que quería oír niña.

-Doc en serio, si uno esta bien como es y los demás... la sociedad, digámoslo así, inconsciente considera que eres adaptado solo por que no te conoce y se guía solo por lo que puede o quiere ver. ¿Cual es el gran dilema?. Yo soy feliz y el resto, pese a ser una bicho raro, parece gustar de mí. Al menos de frente así lo demuestran. Ya sea por mi apellido o como usted dijo, "logros académicos", no me cuestionan. De seguro me destripan cuando no estoy, pero eso que mas da, no vivo de y para un montón de comemierdas. Vivimos en un mundo de apariencias. Lleno de caretas, fachadas y expectativas inmediatas. En él; todos los que conocen las reglas. Ganan.

-Y tu las conoces a la perfección.

-Desde luego, por algo me gradué con honores del colegio, no me podían hechar por las notas y menos por la contribución que la chequera que mi viejo nos lego, hacia. ¡Le gane al sistema Doc!. ¿Hay algo de malo en eso?. Claro, fuera de demostrar la incompetencia de la educación en este país y la falta de cojones del director.

-Muy lindo, tienes todo bajo control. Eres un caso típico de libro. Te gusta experimentar, llegar al límite, escuchar el clic del martillo y contentarte luego cuando sabes que la bala estaba en otra cámara. Te produce placer, te da bríos y ante todo un sentido de superioridad que ansias con urgencia.

-¡Guarda esa mierda para alguien que se la compre Doc! Ya debes haberte dado cuenta de que no soy una incauta. Invertir mis palabras y poner otras en mi boca, no hará diferencia alguna. No he dicho sentirme superior. Lo que no implica si; que los demás sean mediocres ratas. ¡Pero ese no es mi problema!!!. No puedo ir por el mundo arreglando la miserable "condición" de los otros. Son estúpidos, se esfuerzan al máximo en dejar a la vista el abismo que nos separa.

¡Oh por favor, deja de tomar nota y mover la cabeza mirando al suelo!. Ya te dije que yo no hago las reglas, juego con ellas simplemente. Si no las conocen. Allá ellos.

-Una individualista de primera. Tienes el patrón común del narcisismo y para ello...

-...Hay un fin terrible. "La soledad". Ibas a decir eso, ¿verdad Doc?. No es la primera vez que escucho lo mismo. Ya no creo en ello. Y es que, dime de corazón, acaso no preferirías estar solo. Mira a tu alrededor; hay puros palurdos torpes. Esclavos que dependen de la validación que terceros les dan. Inconformes piden a gritos un poco de amor. Es triste, aceptan golpes o rutina solo por miedo al desamparo. Usados para sentir un beso, el calor de otro cuerpo que les de seguridad o una palabra bonita aunque signifique nada. Yo prefiero mandar todo eso al diablo y continuar, lejos de tanta urgente dependencia. Si sabes lidiar con esa "condición" puedes elegir entre compañía para deleitarte o tu vacío que reposa de tanta imbecilidad. La ausencia no es enfermedad Doc, es ser libre si lo puedes controlar. No los necesitas, no te complementan y si quieres, bien, tu eres quien los puede usar.

-¡Ni tu misma quieres creer eso niña!.

-No lo creo, lo se. Llenamos nuestras miserables vidas con actividades y grupos de amigos. Pero al final estamos solos. Todo es una palmada de consuelo, una perdida de tiempo y un pedido desesperado que clama un rescate emocional.

No es ser individualista, pienso y conozco los hilos que nos mueven, por eso estoy bien así. Sin saltar al ritmo del titiritero.

-¿Entonces que haces aquí, boquifloja? Por que no te ahorras la molestia!!!

-Si vine aquí es por mamá, ahí tiene un ejemplo de mi falta de egoísmo. Otro la hubiera mandado a rodar. Claro, dudo que esto vaya a servir de algo, pero si le da tranquilidad a la vieja y a usted le permite llevarla a la cama con mas facilidad y ganarse de paso unos morlacos extras. ¡Quien soy para oponerme!!!. Ya te dije, tengo el tiempo y me divierte joderla en su afán por hacerme "normal" "adaptada" y "ejemplar" -¡Maldita muchacha!. -Al final nadie pierde Doc, ella no me fastidia y usted sigue aumentando su capital.

-¡Estas cagada de la cabeza!. No lo quieres aceptar.

-Por que tengo que aceptarlo. Tu más bien deberías hacerte revisar, una cosa es ser miserable, pero otra muy grave el proyectarse. Instrumentalizar a otros y en el juego hacer falsas esperanzas a una viuda cincuentona solo para salvar tu carrera. -¿Que dices? -No toleras ni besarla y menos acercarte a mi, crees que no me doy cuenta cuando me miras. Tienes miedo, me encuentras atractiva pero también sabes que estoy tan desquiciada que seria capaz de rebanar en dos a tu pequeño amigo.

-¡Cállate! -Ah, pero si solo estoy bromeando. No se lo habrá tomado en serio Doc.

-¡Deja de decirme Doc!.

-Pero Doc, por que se exaspera, solo estamos conversando, pense que la confianza era lo primordial.

-¡Estas loca aléjate!. -Vamos doc, acaso no quieres besarme el cuello y apretarme entre tus brazos. Sacarme toda la ropa y pasar tu lengua por...

-Aléjate he dicho!!!
-Tranquilo Doc, solo estoy jugando, no quise hacerle sentir mal.
-Deja de decirme Doc. ¡Estas loca!. ¡Loca! Loca!!!
-Tranquilo, mire si le hace sentir mejor puedo ir de vuelta al sofá...

-No es eso, maldita seas perra loca, maldita seas. Tienes razón. Tienes razón y ese es el jodido problema!!!

-Solo bromeaba.
-¡No, tienes razón, soy un mediocre!.
-Doc, no llore por favor…

-Al retroceder al sofá y poner mi mano sobre su hombro, fui testigo de como toda su seguridad se volvió arcilla. El tiritar lo hacia un muñeco de trapo a punto de sucumbir ante la presión de dos pistones de acero. Su columna de paja se doblo y su mirada se escurría hacia una infinita caída -Tienes razón, todo lo que dijiste es verdad, me van a quitar el consultorio y necesito el dinero de tu padre para mantenerlo abierto. Perdí todo por el juego y las putas. Por eso mi mujer me dejo. Por eso soy una mierda que vive de las apariencias, odio a tu madre pero la necesito. Susurrarle un par de palabras lindas y falsas al oído me sirve para llevarla a la cama mientras pienso en ti. En traje de baño, como ese día que estabas en la piscina. No puedo dejar de imaginarte desnuda, ahora mismo, desnuda sobre el sofá, tu piel, tus labios, oh pero te odio, te odio por ser tan...

-No lo diga, solo bromeaba. Solo bromeaba!!!. No llore, póngase de pie doc, doc no sea cobarde, no se hunda…. usted es un profesional, salga de allí, usted puede arreglarlo, yo no quise, yo no quise…




Autor: Daniel Rojas P

Página 1 de 1. Total : 1 Artículos.