Martes, 11 Septiembre 2007

Rostros (música histórica)


Rostros.

Hay rostros erráticos que van y vienen. Hay rostros heréticos que no creen, hay rostros farisaicos, ortodoxos, judaicos, cristianos engañados y temerosos. Hay rostros feéricos, fantásticos y lejanos. De otro universo, extraños como el mío. Hay muchos rostros: Famélicos, flemáticos, liderantes, pertinentes, equívocos pero no simpáticos, filosóficos, profundos, persuasivos y naturales. Hay rostros maquillados, artificiales, populares, lánguidos, jolgóricos y orgásmicos. Hay rostros erguidos, otros contaminados. Rostros viriles, virales y alicaídos. Rostros enfermos, locos, dementes, sanos y puros. Hay rostros artísticos, dadaístas, trasgresores y rupturistas. Hay rostros mudos, ciegos y sordos. Rostros neuróticos, esquizofrénicos, sórdidos, castos, sabios, genios y moralizantes. Rostros eunucos, castrados totales. Hay rostros candidos, infames, pútridos, pérfidos, decapitados y revolucionarios. Hay rostros ditirámbicos, estratosféricos, odiseicos llenos de experiencia y travesías. Hay mucho rostro poético pero pocos buenos poemas, hay rostros nihilistas, ateos, únicos, existenciales. Con ellos me identifico, con los rostros nauseabundos, derrotados, rebeldes y desgraciados. Rostros de beatniks malditos, rostros musicales que piensan, continúan y nunca siguen a los corderiles, serviciales y serviles. Rostros cínicos, sardónicos, irónicos, ácidos y estrambóticos. Rostros bucólicos, efigies animales; luchan contra conceptuales, atrapados por otros metafóricos, míticos, platónicos, aristotélicos y pletóricos. Hay rostros que meditan, rostros de budistas y profetas.

Rostros socráticos, epicúreos y hedonistas; otros gobiernan y condenan, rostros culposos, enjuiciantes, rostros que mienten, son los presidentes, ministros y abogados, rostros de tiranos, hegemónicos bestias del sistema. Hay rostros anárquicos que los combaten, usan otros colores y trajes, rostros antisistémicos, pero al final organicistas, partidistas, comunitarios y esclavos.

La imagen “http://media.ohlog.com/carrollera_nuevo-3.jpg” no puede mostrarse, porque contiene errores.

Hay rostros ignorantes, ignorados y fantasmales, rostros ininteligibles, onomatopéyicos, antropomórficos, masoquistas y muchos ordinarios, pobres mendigando, comunes y relegados. Rostros resentidos, otros bellos, femeninos, curvilíneos, deslindantes, inflexibles y sutiles. Rostros confusos, anfibológicos, ambiguos y andróginos. Hay rostros paternales, unos adolecen otros tienen abundancia, hay rostros maternales, rostros críticos y algunos afanosos, aduladores y con dobles intenciones. Hay rostros silenciados, apáticos, perseguidos, crucificados por creer. Hay rostros decididos, seguros, callados, no necesitan gritar para estar en lo correcto. Rostros depresivos, corroídos, vejados y violados. Rostros que se pierden, rostros extintos del ayer, del comienzo de todos los tiempos. Rostros primales, primitivos y banales. Rostros obscuros, obtusos, cuadrados, cónicos y triangulares. Hay rostros placenteros, lujuriosos, excitados, maquiavélicos, dirigidos, domados y furiosos. Hay rostros ovalados, esféricos y asimétricos, rostros perfectos y otros dispersos, planos y sismográficos.

Hay rostros mitológicos, minotáuricos, colosales, ciclopéicos, heroicos, apolíneos y otros borrachos como Dionisio. Hay rostros soñadores, idealistas, infantiles y jubilosos. Hay rostros pálidos, transparentes, albinos, negros, pecosos y otros amarillos Van Gohg.

Hay rostros que no cambian, pétreos o mecánicos, hay rostros de aluminio, rostros dignos de la revolución industrial, ambiciosos, verdes por el dinero, aceitosos por el petróleo, fugaces por el vapor y metálicos por...

...Ustedes saben. Hay rostros efímeros, fugaces, rostros de estrellas y estrellados. Rostros de emperadores e imperados, rostros de mujeres y hombres. Rostros que no quisiéramos ver o negamos. Rostros viejos, añosos, astrosos o surumbáticos, rostros epitomeos, pitagóricos, totémicos, megáricos, rostros venusinos, rostros de marte, plutón, mercurio y otros espacios fantásticos como el paraíso, rostros bendecidos, sabáticos, dominantes y curiosos.

Rostros filatélicos, angelicales y diabólicos. Rostros apóstatas, eremitas, ermitaños y jesuitas.

Hay rostros advenedizos, nacionalistas y alienados. Rostros evangélicos, estupidizados, militantes, militares e ingenuos. Rostros inútiles, porfiados, infernales cual fausto hechizado, rostros posesos otros exorcizados. Hay rostros adormecidos, anestesiados, sorprendidos, soporizados, anodinos, inicuos e inocuos. Hay rostros peligrosos, los llaman individualistas. Hay rostros fotogénicos, otros no tanto. Hay rostros luteranos, atómicos, químicos, siniestros, gastados y nuevos. Hay rostros cosmopolitas, otros metropolitanos, hay rostros europeos, americanos, africanos y oceánicos. Hay rostros provinciales, tostados otros arios, hay rostros mesopotámicos, babilónicos, obsesos y psicopáticos. Hay rostros boreales, de occidente, australes y de oriente. Hay rostros que inspiran confianza, otros la empañan. Hay rostros desastrosos que necesitan cirugía, rostros monstruosos que dan pena y otros que merecen elogios, hay rostros amorosos, otros cobardes, hay rostros valerosos, otros débiles y utópicos, rostros marxistas, kantianos, existencialistas y cartesianos…

Hay rostros ausentes, castizos, casquivanos, tumefactos, típicos, convencionales, erasmicos, mutilados, rastreros, tomistas, depredadores, parapléjicos, ansiosos, aburridos, perniciosos, cálidos y fríos. Hay rostros carbonizados, cenicientos, pastosos, grasientos, delicados y otros firmes, constantes, decididos, voluntariosos y libres. No son muchos pero los hay. Hay infinidad de rostros, pero la gran mayoría son solo máscaras.


Este poema forma parte de mi libro música histórica, personalmente es uno de mis favoritos, por eso lo he incluido aparte, el libro puede descargarse integro, en formato pdf, en el vínculo de más abajo. Si, ese que esta bajo la foto de la portada...

La imagen “http://media.ohlog.com/carrollera_cover.jpg” no puede mostrarse, porque contiene errores.

Descarga el libro completo en pdf

El problema es...



El problema no es que seamos bárbaros despiadados, violentos, iracundos, beduinos furiosos e insensibles. Desdeñables bedeberes, irascibles bardos carentes de control o animales arrastrados por su pasión, vileza, ansia, morbosidad y urgencia. El problema es que vivimos en un sistema civilizado.
Un ámbito organizado y estructural, frío e impersonal; con burocracia, políticos, grupos de poder, prensa inquisitiva y sensacionalista; servicios de impuestos castrantes, dirigentes sindicales, tramites, timbres, firmas, estampillas y toda clase de insulsos conductos regulares: Créditos, hipotecas, avales, tasas, estadísticas, pesos, medidas, paradigmas, ideologías, paradojas, arquetipos, teorías y al final un millón de etcéteras más, que solo se sustentan en la bolsa y sus fluctuantes especulaciones. Balanceando nuestro destino, como si este fuese un elefante sobre la tela de una araña. El problema no es que seamos indignos, maledicientes, rastreros, violadores de la libertad de otros, estafadores, tiranos, despóticos dictadores, autócratas fascistas que pisotean el concepto de justicia y se mean en la igualdad social. El problema es que estamos plagados por leyes y procesos. Distingue aquí, crea un modelo acullá. Eres parte de una elite señor abogado, letrado, jurista, juez, ministro de corte, magistrado de la Suprema. Quizá secretario, relator o simple oficial primero, que anilla este fárrago y archiva el caso por otros cincuenta años. En conclusión, una suma integral y mecánica que enreda la ejecución y validez de inherentes derechos. Estados, naciones o reinos, modernidad, progreso y avance: Llámalo como quieras; al final se trata solo de un autosuficiente Frankenstein de metal y plástico, que con un espíritu consensualmente concebido, termina por volverse fin, para esos tan minúsculos medios en que absurdamente los humanos de carne y hueso, conscientes, racionales, dialécticos retóricos, intelectuales, sensatos, prudentes, prestos y lógicos, nos hemos tornado. "Pasando de consumidores a consumidos" Y es que el problema no es creer en nada o nadie, sino la gran cantidad de información que desde que Aristóteles redacto la política, te quieren meter en la cabeza; con la maldita técnica de Ludovico, como si fueses Alex de Large en la Naranja Mecánica. Empezando por Anarquismo para desordenarse y continuar con sabotaje, guerra de guerrillas, terrorismo, democracia, el Duce colgando de la plaza, Gabriel Princips y la mano negra, Franco, Adam Smith y la mano invisible, Aristócratas, Maoístas, La matanza de Iquique, Revolución Francesa e Industrial. La Sorbona, Maquiavelo, Feurbach, Jesucristo crucificado y los Romanos celebrando. Capitalismo, los reyes católicos, La reina Isabel que todavía no se muere, Milton Friedman, Marx y Engels "Vaya duo", Bush "Vaya idiota". Los socialistas utópicos, Cortina de hierro, los talibanes y sus aviones. Kennedy con la crisis de los misiles y la bala mágica. Golpes de estado, once de septiembre, Las torres gemelas y la moneda bombardeada. El Doctor King y su sabiduría terrenal, tuve un sueño dijo él y también Ghandi antes de que lo mataran. Nixon, Watergate, Vietnam y su afán por deportar a Lennon no Lenin. Pinochet, Víctor Jara, Bolcheviques, Stalin, El muro, no el de Pink Floyd sino el de Berlín. Ya que estamos por esas tierras, no olvidemos a Hitler, que equivale a Nacional socialismo, mejor conocido como Nazis por los judíos: Siempre perseguidos y guiados por su fe. ¿Ya nombre a Moisés? Bueno que más da, sigamos con el Che Guevara, los Maltusianos, Lutero, Sartre y otros existencialistas. Castro, Fujimori en Japón comiendo sushi, Balmaceda pegándose un tiro en la embajada, el corralito, ruido de sables en el parlamento, La ley de defensa de Videla y los baños termales de Ibañez del Campo; Apología de Socrates y bebe cicuta; mientras gobiernan los neoliberalistas. Por fin, todo se va a negro o a pique. ¡Da lo mismo!. Pues el problema es que con tanta mierda (Y eso que no ponen aun el cassette sobre Religión y Teología) Te das cuenta que nos falta locura, ¡Pero de la buena! Romper esquemas, tabúes, trancas y barreras, realizar un acto poético, ignorar lo que abunda y apesta. Tira el celular, reloj y esa estúpida agenda que determina tu locación actual y próximo paradero. Pues el problema es que no hay realmente problemas, al menos no fuera de nuestras cabezas, que ponderan Inútilmente comodidades esclavizantes, rutinas demenciales y dependientes, posesiones materiales, ritmos de vida, lujos, fruslerías y un montón de insubstancialidades que se imponen sobre nuestra voluntad de elegir, mutando en cadenas abstractas para el soñar. Ahora, para concluir: Simplemente debo preguntar ¿Eres parte del problema o la solución?

Autor: Daniel Rojas P.

Inflexiones misantrópicas

1 (Declaración de principios luego de hacer zapping)

Cual es la necesidad de estar con otros; no comparten necesariamente lo que sienten, por lo general se engañan y pretenden. Quizá la única razón es hacer más llevadero el silencio y menos dolorosos los cuestionamientos potentes de su mente. Lidiar con la miseria sosteniéndose en la respiración acelerada de los que tampoco saben quienes son; pero que al menos en manada, pueden desprenderse de la carga de entender. Inexistir bajo la presión simplista y patética de tomarse de las manos y formar una ignorante colectividad. Todos escapismos, todo un burdo y demencial atragantarse de emociones, vomitarlas y responder a expectativas de almas que ni siquiera son tales y que también sienten la obligación de afirmarse en ti, en tu debilidad que los alienta o fortaleza que les intimida...
Todo es un juego de no saber y ver quien lo oculta mejor... En ese transito sobreviven dándose martillazos en la frente... Y luego se supone que los que vemos; esos pocos a los que nos afecta tanto simplismo, tanta repetición y decadencia. Tenemos que levantarnos, dejar nuestros mundos y aplaudirlos por seguir. Lo único que han conseguido es sobrevivir a su propia estupidez...

2 (Sound and Fury)

I deas violentas concurren con deliciosa malicia y gustosa necesidad; de pronto tengo el imperioso urgente deseo de matar a alguien... se mueve en mi, en las yemas de mis dedos y se escurre en mi garganta. Tiembla mi cuerpo, que acongojado, ríe en silencio... ...quiero una presa, golpearla por la espalda y luego tomar su rostro y aplastarlo contra el delicado suelo. Todo mientras grito en su oído lo que pienso... "Hijo de puta, estamos cagados y tu feliz; transitando como nada, como si esto fuese una perfecta bella estupidez". Atractivos anhelos me empujan a patear su columna como si fuese mi animo, molerlo con la suela y hacerlo llorar sangre, no se a quien a cualquiera, yo incluido. Reventar contra la tierra y masticar un poco del barro alcoholizado y vidrio de las ultimas botellas rotas anoche. ¡Parece divertido intentarlo y fingir!. Digerir colillas de furia ardiente cual nutritivas vitaminas... Jalar el polvo que usa mamá para maquillarse, inyectarme hasta el jabón liquido del baño; por que ya no se que mas probar... ...Todo es saliva de odio sobre mi asquerosa piel. Pellejo de vagabundo desgraciado: Aísla y da asilo a la miseria. Todo converge y se apunta en mi hígado, ideas que me complacen al caminar, subir por entre la multitud y verlos. Observo con una irónica sonrisa que da rienda a mi cínica carcajada... Cuerpos diluidos, sexifragos entre su propia neuralgia de mierda, muertos sin saber; vivos sin quererlo. Sobreviviendo; aunque temen pensar cuanto pierden con cada paso de infamia... Subyacen en el cáncer humanista. Residen en su infernal respiración que afirma y perdona... Justifican, sintiéndose especiales por ser y luego no... Es una cagada pensar mucho en cuan poco son... ...entonces no lo hago; pero su básica complejidad me desaliña. Prefiero elevarme con volumen y desgarradores decibeles actúan sobre mi cerebro. Comprendo en ese segundo orgasmico que la música es vida y el resto solo ruido... ¡Solo un ahogado pedido de auxilio que nadie entiende o busca satisfacer!. Orgías de escuálidas almas en un vertedero, mismas que desearía destripar con mis caninos y hacer bolo a mordiscos. ¿Pero quien soy para librarlos de su patetismo e invitarlos al mío? Quizá los amo demasiado y como buen aristócrata cuando empiezo a querer, solo me miento y en realidad, lo único que busco, es hacer carne de cañón... Combustible!!! ...Energía para mi sound and fury...


autor: Daniel Rojas P.

Página 1 de 1. Total : 3 Artículos.